Guía básica para reconocer a un “comegato”

 

Bien se sabe que dentro de la cultura latinoamericana, y más aún en la venezolana, suele llamársele “comegato” a aquella persona que escucha música extrema, ruidosa, oscura o “música metálica” como dicen muchas abuelitas por ahí.

Ya alguien (no recuerdo dónde), dio un  origen de la palabra “comegato”, pero yo solo espero que su origen no sea tan literal como parece. Mejor asumamos que no y que nosotros también tenemos una dieta rica en vegetales, frutas y carne de res. Sí, de res.

Ahora, vamos a enfocarnos en lo cotidiano, en aquella persona que generalmente ves en la calle vestido de negro, con mal aspecto, moviendo la cabeza como diciéndole que sí a todo y una franela notablemente desgastada. No, no estoy hablando de ningún pedigüeño, sino del típico “comegato” que camina por Chacaito y del que casi todos quieren evitar por alguna razón desconocida infundada por las abuelitas, los más religiosos o lo más ‘chic’ de la sociedad.

Sí, sí existen personajes como en la descripción anterior, pero vamos, es una minoría. Tal como la minoría del típico regaetonero que sale a la calle con un reloj gigante colgando del cuello. Es atípico ver eso. El más claro ejemplo de eso, soy yo. Yo escucho música muy extrema, pero sí me baño y uso mi buen perfume. Todo es cuestión de estereotipos y en Venezuela es algo que ya está viciado.

En fin, los que no se bañan son los hippies que venden incienso y creen que Bob Marley vive.

Pero no escribo para eso, sino para saber identificar a la gran cantidad de típicos “comegatos” que abundan en nuestra caribeña sociedad. Mientras escribo esto, hace un calor de mierda y estoy odiando todo.

El todopoderoso:

Como su calificativo lo indica, generalmente son aquellos que son muy populares en las redes y sufren del síndrome de superioridad post disco nuevo.  Te va a juzgar escuches lo que escuches,  su banda favorita es mejor que cualquier obra de Vivaldi y si no conoces quién es Dave Mustaine, va a decir que eres una basura de persona.

Tiene CD’s, acetatos, discografía y cualquier cantidad de mercancía de bandas.  No importa lo que pienses, tus gustos son una mierda y nada lo podrá cambiar.

Este tipo de comegato escucha Luis Miguel en silencio, pero nadie puede juzgarlo. Ese es el comegato que no come gatos, sino los cría y los ama.

Bandas favoritas: Tool, Megadeth, NIN.

Yo cuando me visto formal

El friki fan de Dream Theater

Cabello largo y liso, lentes de lectura, franela negra dentro del blue jean, zapatos de vestir y acné (aunque tengan 30 años de edad). Su cola de caballo hasta la cintura les hace parecer –inexplicablemente- sexy antes las modelos alternativas de Facebook.

Su misión en la vida es romperte las bolas hablando de guitarras de 18 cuerdas, sobre lo bello que es Mike Portnoy y de por qué Mikael Arkelfield ya no hace guturales.

Es fan de Harry Potter, El Señor de los Anillos, Star Wars y llora en silencio cada vez que le gusta una canción de Djent.

Bandas favoritas: Dream Theater, Intervals, Opeth, la barba de Mike Portnoy.

Un blacketo friki progresivo metalcorethrasher

El comunista:

Cuando camines y sientas ese hedor rancio, puede que estés en dos situaciones: O escuches ‘Dame Pa’ Matala’ o tengas al lado a un comunista metalero vegano pro aguardiente Santo Tomé.

Este tipo de comegato es el típico que se la pasa metido en cuanto bar de mala muerte haya en las calles, no se pierde un evento pro gobierno, siempre y cuando sea GRATIS, porque de eso viven. Usan el Gillmanfest como la excusa ideal para dejar de bañarse, aman a Gillman, dicen que Maduro es rockero, tienen la firma de Ch en el hombro, golpean otakus y les quitan sus cartas de Yugi-Ohh;  se cambian el nombre en Facebook en alusión a algo político y rebelde: Pedro Revolution Blackché.

En su tiempo libre hace colas para comprar detergente.

Bandas favoritas: Gillman, Arkangel, Caramelos de Cianuro, los covers rockeros de Alí Primera.

Su Gillmanfest soñado

El oscuro:

Gritos, sangre, púas, cuero, sexo, y animales sin cabeza; ese es el pensamiento recurrente del comegato más auténtico y ‘darks’. Sufre mucho por la escasez de maquillaje y por la competencia con los santeros/paleros para encontrar materiales óseos.

De mirada profunda, ropa de cuero de pies a cabeza, usan chaquetas aunque estén a  37°C., no tienen familia ni amigos. No orinan, no hacen pupú, no comen y tienen sexo una vez al mes, cuando la comegato oscura está especialmente en sus días. Sí, son raros.

En sus tiempos libres tiñen su ropa de infancia a color negro y pintan estrellas volteadas en las paredes.

Bandas favoritas: Gorgoroth, Nargaroth, Cradle Of Filth, Emperor.

Así se ven después de amar a sus novias los 30 días del mes. IYKWIM

El depresivo:

No usa actuales redes sociales, se quedó atrapado en My Space. Botas de cuero, un jean y un suéter negro sin ningún diseño. Despeinado, triste y con los audífonos puestos a donde vaya.

Su hobbie es aprenderse letras de canciones para postearlas en Facebook, igualmente le gusta compartir con otros comegatos depresivos a través de foros y chats on line. Se diferencia de los emos porque no tienden al suicidio y la sangre les da grima.

En tiempos libres planea cómo tratar de tener sexo algún día, pero su tristeza lo impide.

Bandas favoritas: Cradle Of Filth, Suicide Silence, Avenged Sevenfold, Nightwish.

Agrégame al MySpace

El asesino serial:

Ropa de jean, chaquetas remangadas o de cuero, cabellera larga y ruda, masa muscular digna de gimnasio; barba tan larga como la lista de cosas que odia. Generalmente es un neo nazi de familia europea que vive odiado todo por estar en un caluroso país caribeño.

Usa manoplas para defenderse el hampa, también navajas y una que otra arma blanca hecha con piezas de garaje. Odia todo lo que amas y ama todo lo que produzca anarquía. Su sueño es tomar un lanzallamas y quemar toda fan de Arjona existente. Luego, usa el bajo imaginario de Gustavo Aguado para golpear otakus hasta la muerte. Luego, con la sangre de los otakus, ahogar a los adoradores del comunismo, reggaeton, vallenato, bachata y champeta.

En sus tiempos libres hace cerveza artesanal, escribe poemas y prepara cupcakes. Es conocido por su gran habilidad para conquistar mujeres.

Bandas favoritas: Amon Amarth, Children Of Bodom, Slayer, At The Gates.

El tío Varg

El  infiltrado:

Nadie sabe qué música escucha hasta que le revisas el iPod. Suele estar muy informado sobre los avances tecnológicos, pero en su computadora puedes encontrar cualquier cantidad de discografía de bandas. Usa ropa de vestir, perfume, corbata e incluso usa gel de peinar.

La música caribeña le parece una mierda pero igual sabe bailar, se va de fiesta y deja madres solteras en lugar donde esté. Se delata hasta que alguien habla sobre una banda y éste dice “ah qué fino, yo también escucho eso, bro, tremendo disco sacó Ensiferum el año pasado”.

Es el típico que ves en conciertos de Metallica, Iron Maiden y Victor Manuelle.

En sus ratos libres compone música para comerciales de TV y hace videotutoriales para Youtube.

Bandas favoritas: Porcupine Tree, Metallica, SOAD, Judas Priest.

El chacaitero:

Mugre por aquí, mugre por allá. Vivir en Venezuela es excelente porque se aprovecha de la escasez para justificar su hedor, su poca higiene y sus ganas de tener sexo (sin éxito). Viste de negro o gris, según si está a la sombra o el sol, porque su ropa ya está desteñida de tanto uso. Pelo largo, barba sucia, uñas negras y largas.

Suele merodear las zonas de Sabana Grande y Chacaíto, en Caracas (de allí su nombre).

Es la vergüenza (junto al comunista) de la sociedad comegato, pues es usado para estigmatizar al resto.

Frecuenta festivales de música como el Unión Rock Show o Gillmanfest, para meterse en el pogo mientras suena ‘Los Mesoneros’ (WTF?). Sí, son unos inservibles, casi tan detestables como los otakus con cara de monumento prehispánico.

En sus tiempos libres toca timbres de las casa para luego salir corriendo.

Bandas favoritas: Cannibal Corpse, Cradle Of Filth, Guns N’ Roses, Rata Blanca.

Se caracterizan por sus facciones europeas

La alternativa:

Es el lado femenino del asunto, viste de cuero, ropa insinuante, labios negros, cabello rapado con colores raros. Su misión en la vida es escuchar la banda que esté moda y ser la pareja sexual de cualquier productor musical o algún integrante de una banda semi conocida.

Un cigarro y una cerveza en la puerta de un local mientras escucha Nirvana es su pasión, esperando que pase alguien con una cámara y pedirle un par de fotos para ser “modelo alternativa”, o mejor dicho, una ‘Suicide Girl’ endógena.

En sus tiempos libres va a juegos del Caracas FC y rescata animalitos de la calle.

Bandas favoritas: Cualquiera que esté de moda.

Expectativa

Enlace permanente de imagen incrustada

Realidad

_____________________________________________________________________________

Ahora que ya sabes identificar –los más sobresalientes- tipos de comegatos, cabe destacar que esta comunidad oscura, a pesar de su reputación como personas peligrosas, violentas y drogodependientes, en su actitud más íntima suelen ser muy buenas persona con otros integrantes de la cultura metalera.

En fin, no te cambies de acera cuando veas a un comegato en la calle, hazlo cuando veas a un rapero.

Evansth_

Anuncios

Un comentario en “Guía básica para reconocer a un “comegato”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s